novagob 2014 abre el camino a nuevas fórmulas de innovación pública en la isla de Tenerife

El Congreso Iberoamericano de Innovación Pública NOVAGOB 2014 ha concluido hoy con una serie de talleres participativos dedicados a reflexionar sobre las políticas de datos abiertos que se están llevando a cabo actualmente en Canarias y España y lo que puede hacer la participación ciudadana para mejorarlas. Esta segunda jornada se ha celebrado en en diferentes estancias del Centro de Desarrollo Turístico de Adeje y la Factoría de Innovación de Canarias (FIT), un centro de referencia en cuanto a la apuesta por la innovación del Municipio.

El evento empezó con la presentación de los talleres por parte de José Miguel Rodríguez Fraga, alcalde de Adeje, que ensalzó el  su localidad como un lugar que en la actualidad se acerca al pleno empleo gracias a una amplia transformación socioeconómica para adaptarse al sector turístico. “La innovación debe ir por el camino de recuperar el trato personalizado y cercano a cada uno de nuestros visitantes”, recomendó. Finalizó su intervención destacando el papel del FIT como demostración del compromiso que el Ayuntamiento de Adeje ha adquirido con la innovación.

Talleres participativos

Los talleres de NOVAGOB 2014 cumplieron con la premisa del Congreso: dar voz a los ciudadanos asistentes. Tras una contextualización de los ponentes, se trabajó en dinámicas de grupo para analizar los retos de cada una de las materias impartidas y obtener conclusiones grupales.

La apertura de datos por parte de las administraciones y la sociedad fue el tema a tratar en el primer taller, que corrió a cargo de Alberto Ortiz de Zárate como moderador y la participación de María Jesús Fernández, directora de la Unidad de Gestión de la Sede Electrónica en el Ayuntamiento de Zaragoza; Martín Álvarez, experto en Open Data y eGovernment de la Fundación CTIC y responsable de la W3C Spain Office y Julián Valero, profesor de la Universidad de Murcia. Durante una hora y media se reflexionó sobre el camino a seguir para convencer a todas las instituciones españolas de manejarse en políticas de datos abiertos y en el derecho de los ciudadanos a exigir la transparencia.

El segundo taller tuvo como eje central el estudio de una serie de proyectos de participación ciudadana llevados a cabo en diferentes localidades de Canarias y España, destacando la presencia de José Antonio Rubio García, responsable de Planificación, Evaluación y Transferencia del Conocimiento en el Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural promovido por la Obra Social de La Caixa, que trabaja en más de 40 barrios y municipios de España, creando una síntesis entre la mediación intercultural y la participación ciudadana. También intervinieron Alicia Torres, coordinadora de la Concejalía de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Candelaria; Miguel Ángel Díaz, dinamizador comunitario y técnico de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de La Laguna y Vicente Zapata, profesor titular de Geografía Humana de la ULL, que actuó como moderador.

El taller denominado ’Las tendencias de la innovación pública’ reunió a Montaña Merchán, jefa del área de organización del Ministerio de Hacienda e Innovación Pública; Antonio Díaz, experto en planificación estratégica y ciudades inteligentes y Marta de Miguel, funcionaria de la Universidad de Zaragoza para reflexionar sobre el camino al que se dirigen las ciudades inteligentes, basada en políticas abiertas y nuevas tendencias y plataformas para fomentar la participación ciudadana. La actividad estuvo moderada por Estefanía Serrano, analista informática en la Universidad de Zaragoza.

Emprendimiento, innovación y nuevas tecnologías se aunaron en otra de las actividades, en la que José Antonio Donaire, director de INSETUR, Centro especializado en Turismo en la Universidad de Girona y Félix Otañón, de Open Kratio, compartieron con los asistentes iniciativas, empresariales o no, cuya base es la creación de aplicaciones y plataformas innovadoras que utilizan datos abiertos combinados de manera diversa para ofrecer a los consumidores información innovadora.

El quinto taller contó con la presencia de Antonio Ibáñez, responsable de Gobierno Abierto en la Junta de Castilla y León; Thais Ruiz de Alda, responsable de redes sociales del Ayuntamiento de Barcelona; Ana Aldea, directora de Comunicación de Redlines, Xavier Amatria, responsable del Área de Lenguaje administrativo en el Instituto Vasco de Administración Pública y Francisco Rojas Martín, director y cofundador de la red social NOVAGOB. Durante su impartición, tanto los asistentes como los ponentes reflexionaron sobre las líneas a seguir de las instituciones en las redes sociales.

Ejemplos de buenas prácticas en la rendición de cuentas por parte de las instituciones fueron compartidos por Miguel Ángel Gonzalo, webmaster del Congreso de los Diputados; Favri Vagliente director de la Fundación Sociedades Digitales y César Ramos, autor del libro Política Hacker. Su taller se basó en la transparencia que debe mostrarse también después de llevar a cabo proyectos de participación y mejora ciudadana.

NOVAGOB 2014 fue clausurado por Miguel Escassi, director ejecutivo de la Agenda Digital del Gobierno de Chile y Carlos Alonso Rodríguez, que resaltó la importancia de este Congreso para la evolución de los nuevos modelos de gobierno que se demandan desde la ciudadanía y señaló la importancia estratégica que, desde el Cabildo Insular de Tenerife al objetivo de consolidar la Isla como territorio ultraconectado.

El Congreso Iberoamericano de Innovación Pública ha sido posible gracias a la participación y financiación del Cabildo de Tenerife, el Ayuntamiento de La Laguna, el Ayuntamiento de Adeje, NOVAGOB y la Universidad de La Laguna, a través de su Fundación General.

Entrevista: Juan Ignacio Criado

– A tu juicio, ¿cuáles son las principales herramientas para un Gobierno Abierto?
El Gobierno Abierto se ha convertido en un término de referencia para los gobiernos y administraciones públicas en un mundo que requiere de un nuevo paradigma para mejorar la manera de gobernar las sociedades, en base a principios, valores y métodos renovados. Las principales dimensiones del Gobierno Abierto son la transparencia, la colaboración y la participación, que se sostienen sobre una nueva generación de tecnologías sociales. Éstas últimas pueden ser catalizadoras de cambios en la manera de gobernar, sobre todo, en la forma de relacionarse con la ciudadanía, adoptar las decisiones públicas y prestar los servicios a la ciudadanía.
– ¿Cuáles crees que son los referentes en Gobierno Abierto a día de hoy?
Las experiencias en Gobierno Abierto proceden de todos los países del mundo. Al mismo tiempo, no existen casos paradigmáticos donde se cumplan todos o la mayoría de los criterios que la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP en sus siglas en inglés) (http://www.opengovpartnership.org/ ) establece como necesarios para llegar a un máximo nivel de evolución. En todo caso, resulta destacable el interés que el Gobierno Abierto merece hoy en el ámbito de Latinoamérica, donde no sólo muchos países forman parte de la OGP, sino que numerosos gobiernos están promoviendo programas y iniciativas de calado en la materia. Además, hay que señalar que el Gobierno Abierto está promoviéndose de una manera singular en el ámbito local, donde las ciudades se están destacando en el proceso de transparencia, participación, colaboración y uso de tecnologías sociales avanzadas.
– ¿Las administraciones españolas están mentalizadas en las políticas de datos abiertos?
Las administraciones públicas españolas deberían dar el paso definitivo hacia una transformación en la manera de operar internamente, así como en la manera de relacionarse con la ciudadanía. La apertura de datos es un paso más en muchos que son necesarios para aclimatar al sector público a un nuevo entorno político, social y económico, en el que se requieren nuevos principios éticos y renovados valores de gestión de lo público. Dentro de estas dinámicas resulta imprescindible la involucración de los responsables públicos electos, pero sobre todo el empoderamiento de la ciudadanía en los asuntos públicos.
– ¿Cuáles son los retos que tienen por delante las políticas públicas?
El principal reto es convertirse en políticas públicas abiertas, en las que las dinámicas de transparencia, participación y colaboración impregnen todo el ciclo, desde la formulación del problema, hasta la evaluación. En otras palabras, las administraciones públicas deben ser capaces de integrar dinámicas de inteligencia colectiva, con tecnologías sociales, para consolidar procesos que desemboquen en administraciones públicas más eficientes, mejores decisiones colectivas y una ciudadanía con mayor calidad de vida.
– ¿Qué expectativas, vinculadas al Open Data, tienes en cuanto al cambio social?
Open data es una de las múltiples facetas de la ola de innovación pública que se han de activar para lograr el objetivo de unas sociedades mejor gobernadas. Uno de los aspectos más destacables del Open Data es que se une a los principios filosóficos de la Web 2.0 y los actualiza para ponerlos en práctica dentro y fuera de las administraciones públicas.
– ¿Cuáles son las ventajas de una red social como www.novagob.org?
NovaGob es la red social de la administración pública, un proyecto orientado a la colaboración abierta y el crecimiento compartido de los más de 15 millones de empleados públicos de América Latina y España. Lo que nos diferencia son cuatro aspectos: 1) especialización en lo público (a diferencia de las grandes redes horizontales) lo que nos permite dinamizar y servir de plataforma a los directivos y empleados públicos; 2) no dependencia respecto de ningún gobierno, evitando dependencia de ciclos políticos y mejorando la autonomía de los miembros de la red social (NovaGob es una spin-off de la Universidad Autónoma de Madrid); 3) ámbito geográfico, toda Iberoamérica, de manera que cualquier empleado público que trabaje con el español, de cualquier país y nivel de gobierno, puede sentir NovaGob como algo propio; 4) red abierta y uso de software libre, ya que todo el conocimiento generado en la red social es propiedad de sus autores (mediante licencia creative commons), además de que el software utilizado (Elgg) es de fuentes abiertas. En suma, NovaGob es una red social con alma que permite el trabajo colaborativo y el crecimiento compartido entre sus miembros.
– ¿Qué esperas de las jornadas Novagob 2014?
Espero que NovaGob 2014 sea el inicio de un camino compartido hacia la innovación colaborativa entre todas las administraciones y empleados públicos de Iberoamérica.  Además, deseo que esta edición inicial sirva para convertir este Congreso en el principal foco de innovación pública que exista en el ámbito de habla hispana, donde la ciudadanía, las administraciones públicas y la academia se encuentren para compartir, co-crear, colaborar y co-decidir el futuro de nuestras sociedades. Además, NovaGob 2014 tiene la singularidad de que la Sede 2.0 del Congreso ( www.novagob.org ) seguirá permitiendo la conversación más allá de las fechas de su celebración presencial.

Entrevista: Thaís Ruíz de Alda

– La incursión en el uso de las redes sociales por parte de las administraciones públicas, especialmente en el ámbito local, es muy dispar, ¿en qué percibes que las administraciones e instituciones públicas no se han adaptado aún al entorno 2.0
La Administración Pública no está adaptada al entorno 2.0, como tampoco lo está el sector privado. Desde hace más de 8 años los medios sociales han arrasado nuestras vidas, y en las organizaciones han supuesto un cambio de paradigma también. En general, las redes sociales son medios infradimensionados, a los cuales no se les dedica demasiados recursos humanos ni económicos. Es difícil readaptar entornos no demasiado digitalizados  a entornos socializados: se necesita mucha formación y muchos encuentros entre los gestores de las redes y la necesidad de contar con un apoyo explícito por parte de los máximos responsables de la Administración para poder crear normas y asentar nuevos protocolos de actuación.
– La mayor parte de las administraciones públicas está en Facebook y Twitter pero existen muchas más redes, ¿cuáles más recomendarías y por qué?
Pues  Appgree por su valor claramente participativo, abierto, de fácil uso e implantación. En segundo lugar, Instragram por la posibilidad de compartir el storytelling de una ciudad creado por los usuarios y su capacidad de generar tráfico físico. Y por último Foursquare para que los más geeks encuentren información de utilidad sobre spots, rutas, etc y que pueda viralizarse con facilidad.
– ¿Qué papel está jugando el desarrollo de aplicaciones móviles en la interacción con la ciudadanía? 
Hay apps de todos los tipos: las que se desarrollan en entornos de la Administración Pública y que son extensiones de servicio público al alcance de todos, en el móvil. Hay apps construidas a partir del opendata liberado por parte de la administración y que permite de ciudadanos u otros entes puedan potenciar interacciones entre los ciudadanos. También hay Apps, de reciente creación, que permiten obtener a partir de preguntas formuladas y un proceso de validación un debate colectivo de manera ágil y rápida, lo cual es una revolución. Está claro que son una llave para generar interacción con usuarios.
– ¿Hacia dónde avanzan las redes sociales en el ámbito de la participación ciudadana? 
El hecho de que cualquiera pueda hablar con la Administración Pública directamente desde las redes sociales y que ésta responda con cierta celeridad resolviendo dudas, o escuchando quejas (y hacer algo con ello) es un progreso en sí mismo. Los ciudadanos y las demandas de éstos hoy son visibles a través de las redes sociales y la Administración Pública debe de estar preparada para poder recoger feedback participativo, y sobre todo disponer de mecanismos y protocolos que consigan activar el objeto de esa participación.
– ¿Cuáles son las principales novedades que nos esperan?
La tecnopolítica y procesos cada vez más geeks propiciados por una cultura más 2.0 dentro de la Administración.
– ¿Cuáles son las características que en tu opinión deben definir la presencia de una institución pública en redes sociales?
La utilidad, en realidad es una extensión de servicio público. Ha de ser un canal útil sea el que sea cualquiera de las funciones que puede realizar. Ha de ser un canal facilitador para el ciudadano o para comunidades digitales ciudadanas, para difundir la actividad de la administración,  para dar servicio de atención ciudadana, para liberar información y convertirla en open (tanto fotografías como data sets), ha de estar preparado para
– ¿Qué expectativas, vinculadas a la participación a través de Internet, tienes en cuanto al cambio social? 
Pues tengo expectativas bastante altas :). Llevo más de 17 años trabajando en el entorno digital, la participación y la cocreación ha sido una característica básica de este medio. Y la demanda actual de la sociedad, de controlar y de participar en asuntos de interés general, pasa inevitablemente por el uso de redes sociales: espacios desde donde difundir con facilidad, caminos participativos, desde donde participar.
 – ¿Qué esperas de las jornadas Novagob 2014? 
Aprender de las experiencias de otras administraciones, compartir puntos de vista, debatir visiones diferentes

Entrevista: Antonio Díaz

– ¿Qué relación existe entre una política de datos abiertos y la construcción de ciudades inteligentes?
 Para aprovechar la “inteligencia colectiva”, algo que de repente todo el mundo parece desear,   hay que facilitar los elementos que la hagan posible.  Abrir los datos permite a los ciudadanos, a la sociedad civil y a las empresas trabajar con esa información y convertirla en conocimiento útil y que añada valor al conjunto social.
Con todo, no creo que  la apertura de datos (Open data),  que puede llevar al “Big data”, sea la clave ni lo más importante para  que podamos hablar de ciudades inteligentes.
Para eso tenemos que hablar también de otras cosas, que muchas veces no interesan tanto a las empresas y  consultoras   “deslumbradas” por el  open y el big data, aunque si deberían preocupar e interesar al mundo académico y al mundo de la política y la gestión.
Hay  que hablar del  “modelo de gobernanza” en las ciudades (actualmente en crisis),  de la  capacidad de generar una  estrategia  compartida (proyecto ciudad ) construida  con participación de todos los actores,  de sistemas de gestión eficientes en los Ayuntamientos (en los servicios urbanos  y en los servicios a las personas), de equipos  y directivos profesionales,  y por supuesto, de transparencia y tecnología , de permitir la rendición de cuentas on line a los ciudadanos y de construir modelos y bases de datos mucho más integradas  desde el ámbito  público, que permitan esa gestión ágil, amigable y cómoda para el ciudadanos.
Si hablamos de todo esto, podemos hablar de una cosa que me gusta mucho más,  la “gestión inteligente de las ciudades”.
– ¿Qué medidas está llevando a cabo al respecto el Ayuntamiento de Alcobendas que podrían ser un ejemplo para otros ayuntamientos que no hayan dado el paso a las políticas de datos abiertos?
Aunque no somos ni los primeros ni los que más datos tenemos en abierto, quizás lo  peculiar y relevante sea  nuestro enfoque, que viene precisamente del  3º plan estratégico “Diseña Alcobendas 2020”, que  resumiría en 3 puntos:
1- Se ha definido y aprobado que una de las cinco grandes estrategias para la ciudad,  es la de  “Buen Gobierno, Abierto y Gestión responsable”, lo que da coherencia y coordinación a todos los proyectos y actuaciones referidas a este ámbito.
2- Se ha hecho de forma participada con los ciudadanos y grupos de interés. De hecho las propuestas relacionadas con datos abiertos vinieron de varios de esos grupos.
3- Estamos por buscar un mínimo común denominador de datos abiertos para  los Ayuntamientos. Por eso apoyamos y colaboramos en el grupo que elabora la norma de “estándares de datos abiertos” con la Red de Ciudades Inteligentes (RECI) y AENOR. Creemos que hay que alinearse en este sentido entre los Gobiernos de España y con la UE, para que esto pueda ser realmente útil..
           Entiendo que lo que más importa es la calidad y estandarización de los datos, la posibilidad de “federarlos” con otros. Si definimos bien el open date, podremos llegar al big date.
Desde el punto de vista interno, lo importante es que la arquitectura y modelo de datos de un Ayuntamiento tenga ese concepto “open” en origen,  y el “cambio cultural” en los funcionarios y políticos sobre este tema. Ojo, que aquí las resistencias vienen tanto de los funcionarios como de los políticos, de todos los  que tienen miedo o precauciones ante la transparencia en la gestión. La sociedad civil empuja en el otro sentido.
 – www.administracioninteligente.org es su rincón personal en Internet. ¿Qué es lo que se pueden encontrar los que acudan a él?
El blog Administración inteligente pretende una mirada diferente de la Administración, sus problemas y soluciones. Una mirada autónoma y libre, crítica y radical a veces, pero amigable siempre, de alguien que cree en lo público y en el valor de lo público.   Es un espacio que desde 2007 he creado junto a mi colega Eloy Cuellar.
Quienes se asome, encontrará esa visión personal y libre de la Administración, pero sobre todo, de los enfoques y soluciones de gestión para una Administración Inteligente.  Es un escaparate de conocimiento sobre la Administración, con muchos enlaces a otros profesionales.  Hablamos de Innovación, de transparencia, de reforma local, de ciudades inteligentes, de redes sociales y administración pública,… y de cualquier cosa que se os curra para mejorar la Administración Pública.   ¡Allí os espero!
– ¿Qué espera de las jornadas Novagob 2014?
Espero un gran encuentro e intercambio de conocimiento para la Innovación pública, tanto en España como en Iberoamérica,  un espacio para conocer algunas de las mejores experiencias a ambos lados del  Atlántico es ese enclave “mágico”  que es Tenerife

Entrevista: Miguel Ángel Gonzalo

–          En una escala de uno a diez, ¿qué nivel de transparencia tiene el Congreso de los Diputados en Internet?

Para responder la pregunta lo mejor es acudir a organismos independientes como Transparencia Internacional que recientemente han elaborado un índice de transparencia de los parlamentos en los que el Congreso de los Diputados obtiene un 6,5. Ese índice refleja el nivel de transparencia con carácter previo a la aplicación de la ley de transparencia y, por tanto, mide el “suelo” del que se parte. Es obvio que las posibilidades de mejora son grandes, en especial, en el área de transparencia económico-financiera. Es justo señalar también que en el área de información sobre el funcionamiento y la actividad parlamentaria la puntuación obtenida fue un 10. El 10 de diciembre con la apertura del portal de transparencia y la puesta en marcha del procedimiento de acceso a la información será un momento clave para valorar la apuesta por la transparencia del Congreso.

–          ¿No echa en falta un Gobierno más abierto a mantener diálogos en las redes?

No sólo un Gobierno sino todas las instituciones deberían hacer una lectura correcta de cuáles son los vectores de cambio que se han producido en la sociedad española en los últimos años. Frente a los que dicen que la sociedad es pasiva lo cierto es que cada vez surgen más iniciativas de participación, diálogo y cooperación en la que se implican muchos ciudadanos y ciudadanas: Agoravoting, Kuorum, Change.org; Osoigo.com por citar algunas. Un Gobierno abierto es aquel que sabe aprovechar el talento de la ciudadanía para encontrar mejores soluciones a los problemas. En cuanto a la presencia en redes sociales se ha avanzado mucho en la presencia institucional y de la administración (con enormes éxitos como @policia) pero todavía queda mucho para que se aproveche el potencial de “escucha activa” que hay en las redes.

–          ¿Las administraciones españolas están mentalizadas en las políticas de datos abiertos?

Creo que los que están muy mentalizados son los profesionales que, desde sus responsabilidades como empleados públicos (con la colaboración inestimable de expertos  en la sociedad civil) están construyendo cada vez mejores portales de datos abiertos en distintas comunidades autónomas.  Creo todavía camino para la interoperabilidad completa de los datos en el portad datos.gob.es y por hacer más prospectiva y diálogo para que los datos que se están abriendo en todas las administraciones sean realmente los demandados por el sector reutilizador y por las iniciativas de la ciudadanía de vigilancia y fiscalización política.

–          Internet ha abierto una nueva puerta a la Participación Ciudadana, pero ¿es posible atender a todas las voces que nos llegan desde la red?

Precisamente ese el papel histórico que siempre ha jugado el parlamento. El de conjugar la diversidad y el de dar sentido y coherencia a las diferencias expresiones y peticiones que surgen de la sociedad. Sin un parlamento fuerte e independiente es muy difícil que las demandas ciudadanas lleguen a buen puerto porque no habría una vía para su formalización y para su transformación en políticas públicas que lleguen a la gente. Desde diversas instancias se han presentado propuestas para mejorar la participación política en la ciudadanía a través de ideas como los foros deliberativos  y participativos relativos a las iniciativas legislativas o la transformación de la vieja comisión de peticiones en una comisión de participación e impulso de dichas iniciativas ciudadanas.

–          ¿Cuál sería su ideal de comunicación para el Congreso?

Se ha escrito de forma colaborativa una definición de “Parlamento Abierto” precisamente en la red Novagob que creo que resume ese ideas de comunicación para un Congreso abierto que sería «aquel que comunica toda la actividad parlamentaria y la información sobre la institución y sus miembros de forma transparente y en formatos abiertos y entendibles por la ciudadanía; que abre espacios de participación y colaboración con los ciudadanos y con los funcionarios; que, en forma de conversación permanente, tiene cauces que incluyen a las redes sociales, para escuchar activamente lo que la ciudadanía necesita al abrir foros deliberativos y otros instrumentos de participación en los procedimientos parlamentarios con capacidad de influir en la agenda política”

–          ¿Hay alguna administración pública en el mundo que se acerque a ese ideal? ¿Cuáles lo están haciendo mejor a día de hoy?

Me gustan iniciativas de diversos parlamentos que es el sector que conozco mejor. No es por casualidad que en el ámbito del parlamento abierto las mejores prácticas nos estén llegando desde Iberoamérica. En el Parlamento de Brasil están trabajando muy bien los foros participativos a través de la iniciativa llamada “e-democracia” promovida por el propio parlamento; en el Parlamento de Chile hay que estudiar con detalle su portal de transparencia activa. Por citar experiencias en otros continentes, la forma en que gestionan el derecho de acceso a la información en el Parlamento Británico es para examinar sobre todo por la tradición anglosajona relativa a “freedom of information” y la web del Parlamento de Australiaestá muy bien construida en cuanto a arquitectura de la información y herramientas de búsqueda.

–          ¿Qué espera de las jornadas Novagob 2014?

Sinceramente pasarlo muy bien con buenos amigos y amigas que asisten a las jornadas y, ya más en serio, creo que será significativo por su metodología abierta de trabajo para focalizar mensajes sobre transparencia y gobierno abierto que tan necesarios son en estos tiempos de desafección

Entrevista: Antonio Ibáñez

entrevista-antonio-ibanez_116

–          A tu juicio, ¿cuáles son las principales herramientas para un Gobierno Abierto?

Las principales herramientas, el motor del Gobierno Abierto, son las personas. No es posible realizar los cambios sin unos dirigentes y empleados públicos concienciados y comprometidos con las políticas de apertura que demandan los ciudadanos.

–          ¿Puedes contarnos una aplicación del Gobierno Abierto en el que hayas trabajado directamente y que te guste especialmente?

Me gusta especialmente el Concurso de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León. En la primera edición, celebrada en 2014, 33 candidaturas demostraron formas muy diversas de reutilizar y producir valor añadido de los datos públicos. Por ello acabamos de lanzar la segunda edición del concurso.

–          En relación a la penetración del Gobierno Electrónico, ¿en qué punto crees que están las administraciones locales en España? ¿Observas mucha diferencia entre comunidades?

Las administraciones locales, salvando algunos buenos ejemplos (Zaragoza, Gijón…), están poco avanzadas.

En lo que se refiere a las comunidades autónomas, existen también importantes diferencias. Hay comunidades que estamos trabajando en modelos de Gobierno Abierto con diferentes iniciativas pero aún hay muchas que apenas han avanzado o sólo lo han hecho de la mano de las leyes de transparencia que están elaborando.

–          ¿Qué elementos crees que son los que respaldan el potencial del “open data” para contribuir a la transparencia, a la participación y a la colaboración defendidas por el Gobierno Abierto?

El Open Data, como datos publicados en bruto y de forma completa, contribuye a tener una transparencia total, poniendo sobre la mesa toda la información disponible.

Esos datos permitirán que ciudadanos y empresas generen valor a partir de los mismos, colaborando en el funcionamiento de la propia administración.

Por ello creo que se trata de una iniciativa que afecta a todos los pilares del Gobierno Abierto.

–          ¿Qué expectativas, vinculadas al Open Data, tienes en cuanto al cambio social?

Espero que los datos publicados sirvan para que, con información objetiva, los ciudadanos puedan estar más y mejor informados.

Así, por un lado, podrán formar su propia opinión sobre muchos temas de actualidad y hacer su propia evaluación de cómo es la actuación del gobierno. Pero, por otro lado, podrán utilizar esos datos para generar valor, desarrollando proyectos y servicios que puedan tanto mejorar la vida de los propios ciudadanos como generar valor económico.

–          ¿Qué esperas de las jornadas Novagob 2014?

Espero que sirva principalmente para poder intercambiar experiencias prácticas para poder después ponerlas aplicarlas (total o parcialmente) en la Junta de Castilla y León, y que otros puedan aplicar y mejorar las que yo pueda compartir.

También espero poder conversar mucho con los contactos y, sobretodo, hacer otros nuevos con los que ver posibles sinergias que podamos aprovechar.

Entrevista: Sergio Castel

– ¿Un ejemplo de caso de éxito de coordinación entre el Gobierno y la participación ciudadana en su Comunidad Autónoma?
 La estrategia de participación ciudadana del Gobierno de Aragón está informada por su principio de transversalidad y, por tanto, exige altas cotas de coordinación y colaboración, tanto interdepartamental como interadministrativa.
En primer lugar, con los Departamentos del propio Gobierno de Aragón, hasta la fecha se han impulsado treinta procesos de participación ciudadana, pudiendo tomar como referencia de éxito el proceso participativo para la elaboración del proyecto de Ley de Transparencia Pública y Participación Ciudadana de Aragón, en el que se convocaron a más de setecientas entidades abriendo diversos canales de participación. Se recibieron más de doscientas aportaciones, que enriquecieron el texto final elevado a Consejo de Gobierno.
En segundo lugar, la coordinación interadministrativa se sitúa en el plano local para diseñar e impulsar procesos de participación ciudadana. Estos espacios de participación también engloban metodologías presenciales y herramientas tecnológicas (a través del Portal Aragón Participa, plataforma puesta a disposición de las entidades locales), espacios que son diseñados de forma conjunta por Aragón Participa y la entidad local correspondiente. En este ámbito se han impulsado unos cincuenta procesos participativos.
 – Internet ha abierto una nueva puerta a la Participación Ciudadana, pero ¿cómo atender a todas las voces que nos llegan desde la red?
 El debate sobre la utilidad de las TIC para una participación política de calidad sigue y seguirá vivo. Desde una posición utópica que considera la extensión de Internet a la vida pública como una fuerza democratizadora que activará la participación, hasta la vertiente realista pesimista que considera que Internet ahondará las diferencias y el control dirigista.  En sus modelos extremos, se abre un intenso debate que no es ni mucho menos unidimensional. Por un lado, la versión fuerte, donde las TIC vienen a ser la excusa para superar el sistema político actual latiendo así una apuesta por una democracia directa. Por otro, la versión débil, que defiende el uso de las TIC dentro de la lógica interna de la democracia representativa mejorando su funcionamiento a través de instrumentos complementarios.
Es cierta la capacidad de las TIC para facilitar la democracia participativa al mejorar la comunicación entre los ciudadanos y los poderes públicos. Pero en ningún caso se debe incurrir en el error de pensar que las TIC serán la panacea y la solución mágica a los problemas. Desde la experiencia impulsada en la Comunidad Autónoma de Aragón, la apertura de la participación ciudadana a las TIC exige un proceso de apertura progresiva, basada en su complementariedad respecto a instrumentos consolidados de corte presencial y deliberativo.
  – Usted aboga por empezar a construir la participación ciudadana desde el ámbito local. ¿Podría aplicarse con la misma eficiencia en un ámbito más amplio, regional o estatal?
 La Administración local, en atención al factor de cercanía y como espacio donde se alcanza mayor interacción entre gobierno y ciudadano, constituye el escenario natural y más propicio para fortalecer la participación ciudadana en las políticas públicas. Sin embargo, y al hilo de los Estatutos de Autonomía de última generación, en los últimos años se observa el surgimiento y consolidación de auténtica política de participación ciudadana en el nivel autonómico que, como complemento y profundización de la democracia representativa, tiene por objeto abrir nuevos canales para garantizar una participación de calidad.
La justificación de esta política autonómica no se halla exclusivamente en el complejo contexto actual, sino también en la propia esencia del Estado autonómico, definiendo un nuevo marco político para impulsar el principio democrático que justificó, entre otros, el proceso de descentralización política propuesto por la Constitución.
 – ¿La modernización en la forma de ver la participación ciudadana exige también un cambio en los reglamentos?
 Sin duda, la legislación constituye una importante palanca de cambio. Un nuevo concepto, un nuevo modelo de participación ciudadana exige, para su efectiva implantación, un nuevo marco normativo que se adecue al contexto y demandas actuales. Y en este sentido, se observa cómo en los últimos años estamos viviendo una nueva oleada legislativa que trata de regular el nuevo derecho de participación ciudadana, íntimamente conectado al modelo de democracia participativa. En primer lugar, una nueva generación de reglamentos locales de participación ciudadana, que vienen aprobándose desde principios de este siglo XXI y que tratan de ordenar un modelo que va más allá de la participación burocrática y administrativista. También en el ámbito autonómico está surgiendo una nueva oleada legislativa con la aprobación de Leyes de transparencia y participación o, de forma más estricta, Leyes de participación ciudadana.
En cualquier caso, conviene tener presente que aunque la legislación constituye una importante palanca de cambio como se ha dicho, también es cierto que la mera aprobación de una norma no garantiza una participación real, efectiva y de calidad. Puede haber norma jurídica sin participación y participación sin norma jurídica.

Entrevista: Javier Arteaga

– Internet ha abierto una nueva puerta a la Participación Ciudadana, pero ¿cómo atender a todas las voces que nos llegan desde la red?
A mi modo de ver, es imprescindible contar con una estrategia de trabajo en, desde y para la red. No podemos lanzar un canal de relación con el vecino con tanto potencial sin una buena estrategia tanto de “Front office” como en el “Back office”. Para ello, se hacen necesarias herramientas externas de gestión, pero al mismo nivel de importancia que las internas: Protocolos, procesos de trabajo, herramientas comunes….
De ahí que podamos decir que la participación ciudadana en la gestión municipal, hoy en día, debe traspasar el término “transversal” para convertirse en un “modo de hacer”.
– ¿Qué papel juegan las redes sociales en estas nuevas formas de gobierno?
Pueden jugar un papel de peso, siempre y cuando se utilicen siguiendo unos objetivos claros y una estrategia definida.  Esta utilización no puede ser un fin en sí mismo, sino que son un medio para incorporar la relación directa con el vecino. No sirve de nada un despliegue informativo en redes si no hay nada detrás o solo hay un “noticiero”. Tarde o temprano acaba cayendo.
Por otro lado, nos estamos dando cuenta de que la utilización de las redes sociales por parte de algunas Organizaciones, están en cierto modo desplazando a la participación más “tradicional”. El papel de dinamización y utilización de cuentas lo están llevando a cabo perfiles profesionales ajenos al mundo de la participación ciudadana. En muchos casos lo están haciendo francamente bien, pero tenemos que ser capaces de llevar esa dinamización y generación de comunidad que tan bien hacemos en los procesos participativos más tradicionales, al entorno 2.0. Y para ello, debemos capacitar a los Técnicos de participación Ciudadana a dinamizar esos espacios, conocer peculiaridades, conocer también la comunidad, la ciudad digital. A mi modo de ver no podemos dejar toda la generación y dinamización de participación a través de las redes a Comunity Managers o personal de comunicación. Para ello, desde los profesionales de la Participación Ciudadana, tenemos el reto de adaptar metodologías y conocimientos a estas nuevas realidades. Y no siempre es fácil.
– ¿Crees que los gobiernos utilizan las redes sociales como una fuente de información para la mejora de su gestión?
En la actualidad, principalmente están siendo utilizados como un medio más de información desde las Organizaciones hacia el exterior. Pero tenemos que ser capaces de dar el salto hacia la bidireccionalidad y convertirlas en un canal de comunicación real y participación del vecino en la vida no solo de la Organización, sino del territorio. En muchos casos se está dando una “desterrritorialización” de los asuntos por su trato en las redes, pero no podemos olvidar que la participación del vecino, está ligada, en la inmensa mayoría de las veces a un territorio. Conjugar esa deslocalización con la participación efectiva del vecino, es el gran reto actual de las Administraciones, unido a la capacidad que debemos tener de intentar salvar la actual brecha digital existente aún en nuestros municipios.
– En el caso de corporaciones sin ninguna experiencia en el uso de las RRSS, ¿por dónde les  recomendarías que empezaran? ¿cuál suele ser el error más común?
A mi modo de ver el error más común, se produce cuando alguien, una mañana cualquiera, se sienta delante de un ordenador a abrir una cuenta de twitter o un perfil en Facebook.
Antes hay que sentarse delante de un papel en blanco con un bolígrafo y dar vueltas a qué queremos y cómo lo queremos. Después buscaremos las herramientas. Esto debe ir acompañado de una filosofía de trabajo en la Organización. Tenemos que ser capaces de ir utilizando internamente otro tipo de herramientas de trabajo colaborativo, de generación de comunidad, de participación interna. De ese modo si podremos afrontar una presencia eficaz en las redes. Pero la vida no acaba en Facebook ni en Twitter y parafraseando a nuestra DIRCOM, no podemos tuitear todo como si no hubiera un mañana.
– ¿Nos puedes dar algún ejemplo en el que el uso de las RRSS desde las instituciones haya servido para impactar positivamente la calidad de vida de la ciudadanía?
En nuestro caso, Alcobendas, podemos considerar que las cosas van relativamente bien. Y no por las cifras que mantienen los 15 perfiles sociales abiertos, sino porque vemos que a la ciudad le viene bien. El uso de redes sociales ha servido muy recientemente para generar un sentimiento de identificación con la ciudad muy importante entorno a la elección de Alcobendas como Ciudad Europea del Deporte 2015. Y eso no puede, no debe quedar ahí, sino que nos tiene que servir para “tejer ciudad”, establecer unas relaciones de comunidad en la ciudad que de otro modo serían impensables.
Por otro lado, la utilización de las redes como generadoras de comunidad, permite que muchos ciudadanos o entidades se dirijan a la Organización como si preguntaran a la Ciudad en vez de al Ayuntamiento. Eso es lo que da valor a la utilización de las redes. Twitter no tiene valor en si mismo para una ciudad. Lo que lo dota de valor son sus vecinos, ni siquiera el Ayuntamiento
– ¿El Open Data contribuye a la participación de la ciudadanía? ¿Dónde está la línea que separa la crítica por la crítica de la verdadera voluntad por participar de los ciudadanos y cómo se diferencia?
En este tema aún estamos, en general, en pañales, y me da la sensación de que todo lo relacionado con el Open Data, llega a una parte muy pequeña de los ciudadanos. Tenemos que trabajar para que la ciudad y las personas que la viven, encuentren la apertura de datos algo útil para sus vidas. Debemos empezar por trabajar la Transparencia pero más allá de rankings y exigencias externas a las Organizaciones, sino desde lo más profundo de la misma. Que no tengamos que plantearnos si somos o no transparentes, sino que la apertura de datos sea una parte más de la gestión.
Si entendemos el Open Data como la publicación de la lista de las farmacias de Guardia en la ciudad, nunca podremos pedir o esperar que el ciudadano participe. Si olvidamos la parte sustantiva que acompaña a toda participación, nunca habrá participación por mucha apertura de datos que sa de.
– ¿Qué expectativas, vinculadas al e-Government y Open Data, tienes en cuanto al cambio social?
Muchas siempre y cuando nos desprendamos de modas, etiquetas y trabajemos desde la humildad y desde el dia a dia

Entrevista: César Calderón

–          A tu juicio, ¿cuáles son las principales herramientas para un Gobierno Abierto?

La principal herramienta son los ciudadanos, una ciudadanía crítica, participativa y exigente es el yunque sobre el que construir mejores gobiernos.

De poco valen las herramientas tecnológicas de participación si no hay nadie que participe, de poco valen los portales de open data si los datos ofrecidos no son de calidad.

El gobierno abierto solo funciona con ciudadanos activos.

–          ¿Puedes contarnos un caso aplicado de Gobierno Abierto en el que hayas trabajado directamente y que te guste especialmente?

En este momento estoy trabajando con un grupo multidisciplinar de expertos  en la puesta en marcha de la escuela iberoamericana de gobierno abierto de la Universidad de La Laguna. La idea es formar a la próxima generación de técnicos y políticos que lleven el Gobierno Abierto a dar su siguiente salto hacia delante. Todo un reto.

–          En relación a la penetración del Gobierno Electrónico, ¿en qué punto crees que están las administraciones locales en España? ¿Observas mucha diferencia entre comunidades?

Si, existen importantes diferencias entre comunidades, y si nos referimos al gobierno electrónico exclusivamente no son diferencias que tengan su origen en cuestiones ideológicas, el mayor o menor avance de una administración en ese campo tiene bastante más que ver con la sensibilidad y visión que haya tenido el responsable político de turno desde 2007 hasta acá.

–          ¿Qué elementos crees que son los que respaldan el potencial del “open data” para contribuir a la transparencia, a la participación y a la colaboración defendidas por el Gobierno Abierto?

Sin datos abiertos no hay gobiernos abiertos. Sin datos abiertos no hay participación de calidad, sin datos abiertos no hay verdadera transparencia. El open data es la argamasa del paradigma del gobierno abierto.

–          ¿Qué papel crees que juega la e-gobierno en el libre acceso de datos gubernamentales?

Entre poca y ninguna, el gobierno electrónico aplica TICs a los procesos preexistentes sin cuestionárselos, facilita la vida de las personas ( que no es poco) y su acceso a las administraciones, pero no plantea – ni siquiera esboza- nada relativo al acceso a los datos de los gobiernos por parte de los ciudadanos.

–          ¿Qué expectativas, vinculadas al Open Data, tienes en cuanto al cambio social?

Hace tiempo que dejé de creer en que alguien podría construir una máquina del tiempo con una navaja suiza. Las herramientas son importantes, y el open data lo es, pero para producirse cambios sociales hacen falta nuevos valores. Si el open data puede ayudar a generalizarlos, bienvenido sea.

–          ¿Qué esperas de las jornadas Novagob 2014?

Aprender, aprender mucho. Hay mucho talento entre los ponentes que vienen de todo el mundo, no me voy a perder un minuto del congreso

Entrevista: Marta de Miguel

 – A su juicio, ¿cuáles son las principales herramientas para un Gobierno Abierto?
Según mi modo de ver, las principales herramientas que constituyen un gobierno abierto son las que tienen que ver con la participación. La misma transparencia es una de las herramientas que posibilitan la participación puesto que para que ésta sea de calidad necesita que los actores que toman parte en ella tengan la información suficiente.
 – ¿Las administraciones españolas están mentalizadas en las políticas de datos abiertos?
Cada vez más. Es cierto que hay un hándicap en la complejidad técnica que lleva asociada un portal de datos abiertos concebido como un proyecto tecnológicamente avanzado y esto hace que muchas administraciones y especialmente en un tiempo en el que hay que medir con cuentagotas las inversiones que se hacen se lo piensen.
Sin embargo, los portales de transparencia concebidos con una misión más didáctica, de presentación de información al ciudadano de a pie con la finalidad última de rendir cuentas han tenido una acogida notable en muy poco tiempo.
 – ¿Cómo se aplica el Open Data al campo de la participación ciudadana en el Gobierno de Aragón?
El Gobierno de Aragón tiene una trayectoria muy sólida en participación ciudadana. Son anteriores los procesos participativos impulsados desde la comunidad que la apertura del portal de datos abiertos. Desde el inicio, cuando se promueve un proceso de participación se publica la información suficiente para que los participantes puedan hacer sus aportaciones.
La aparición del portal de datos abiertos ha traído de la mano un tipo de participación distinta. Es la participación sin intencionalidad previa. En este caso no se trata de convocar para participar en algo que el Gobierno ha diseñado, es más un “aquí está lo que tenemos, mira tú como puedes hacerlo tuyo”.
Es la diferencia entre invitar a alguien a cenar a casa y pedirle que te ayude a hacer pato a la naranja o abrirle la nevera y que él elija lo que podemos hacer para cenar. Esto lo haces cuando confías en que tu invitado es un cocinero excelente y se le van a ocurrir cosas en las que tú ni siquiera habías pensado.
 – El marco político en el que se encuentra España en la actualidad, ¿es consecuencia de la irrupción de las políticas de datos abiertos o es la causa?
El marco político actual es una mezcla de visibilidad de casos de corrupción y un cambio de preferencias electorales hacia la promesa de un modelo distinto. Ninguna de las dos cosas nos pillan por sorpresa. Con las redes sociales la gente se relaciona de forma distinta y es normal que le pidan una relación distinta a su gobierno, a sus partidos políticos y al brazo gestor de los gobiernos las administraciones públicas. Era sólo cuestión de tiempo. Lo que la crisis económica ha acentuado es la rotundidad con la que se piden esos cambios y la velocidad con la que pasan las cosas. En esa nueva forma de entender las relaciones con la política la corrupción es el máximo exponente del abuso de un modelo no confiable
1 6 7 8 9