Entrevista: Antonio Díaz

– ¿Qué relación existe entre una política de datos abiertos y la construcción de ciudades inteligentes?
 Para aprovechar la “inteligencia colectiva”, algo que de repente todo el mundo parece desear,   hay que facilitar los elementos que la hagan posible.  Abrir los datos permite a los ciudadanos, a la sociedad civil y a las empresas trabajar con esa información y convertirla en conocimiento útil y que añada valor al conjunto social.
Con todo, no creo que  la apertura de datos (Open data),  que puede llevar al “Big data”, sea la clave ni lo más importante para  que podamos hablar de ciudades inteligentes.
Para eso tenemos que hablar también de otras cosas, que muchas veces no interesan tanto a las empresas y  consultoras   “deslumbradas” por el  open y el big data, aunque si deberían preocupar e interesar al mundo académico y al mundo de la política y la gestión.
Hay  que hablar del  “modelo de gobernanza” en las ciudades (actualmente en crisis),  de la  capacidad de generar una  estrategia  compartida (proyecto ciudad ) construida  con participación de todos los actores,  de sistemas de gestión eficientes en los Ayuntamientos (en los servicios urbanos  y en los servicios a las personas), de equipos  y directivos profesionales,  y por supuesto, de transparencia y tecnología , de permitir la rendición de cuentas on line a los ciudadanos y de construir modelos y bases de datos mucho más integradas  desde el ámbito  público, que permitan esa gestión ágil, amigable y cómoda para el ciudadanos.
Si hablamos de todo esto, podemos hablar de una cosa que me gusta mucho más,  la “gestión inteligente de las ciudades”.
– ¿Qué medidas está llevando a cabo al respecto el Ayuntamiento de Alcobendas que podrían ser un ejemplo para otros ayuntamientos que no hayan dado el paso a las políticas de datos abiertos?
Aunque no somos ni los primeros ni los que más datos tenemos en abierto, quizás lo  peculiar y relevante sea  nuestro enfoque, que viene precisamente del  3º plan estratégico “Diseña Alcobendas 2020”, que  resumiría en 3 puntos:
1- Se ha definido y aprobado que una de las cinco grandes estrategias para la ciudad,  es la de  “Buen Gobierno, Abierto y Gestión responsable”, lo que da coherencia y coordinación a todos los proyectos y actuaciones referidas a este ámbito.
2- Se ha hecho de forma participada con los ciudadanos y grupos de interés. De hecho las propuestas relacionadas con datos abiertos vinieron de varios de esos grupos.
3- Estamos por buscar un mínimo común denominador de datos abiertos para  los Ayuntamientos. Por eso apoyamos y colaboramos en el grupo que elabora la norma de “estándares de datos abiertos” con la Red de Ciudades Inteligentes (RECI) y AENOR. Creemos que hay que alinearse en este sentido entre los Gobiernos de España y con la UE, para que esto pueda ser realmente útil..
           Entiendo que lo que más importa es la calidad y estandarización de los datos, la posibilidad de “federarlos” con otros. Si definimos bien el open date, podremos llegar al big date.
Desde el punto de vista interno, lo importante es que la arquitectura y modelo de datos de un Ayuntamiento tenga ese concepto “open” en origen,  y el “cambio cultural” en los funcionarios y políticos sobre este tema. Ojo, que aquí las resistencias vienen tanto de los funcionarios como de los políticos, de todos los  que tienen miedo o precauciones ante la transparencia en la gestión. La sociedad civil empuja en el otro sentido.
 – www.administracioninteligente.org es su rincón personal en Internet. ¿Qué es lo que se pueden encontrar los que acudan a él?
El blog Administración inteligente pretende una mirada diferente de la Administración, sus problemas y soluciones. Una mirada autónoma y libre, crítica y radical a veces, pero amigable siempre, de alguien que cree en lo público y en el valor de lo público.   Es un espacio que desde 2007 he creado junto a mi colega Eloy Cuellar.
Quienes se asome, encontrará esa visión personal y libre de la Administración, pero sobre todo, de los enfoques y soluciones de gestión para una Administración Inteligente.  Es un escaparate de conocimiento sobre la Administración, con muchos enlaces a otros profesionales.  Hablamos de Innovación, de transparencia, de reforma local, de ciudades inteligentes, de redes sociales y administración pública,… y de cualquier cosa que se os curra para mejorar la Administración Pública.   ¡Allí os espero!
– ¿Qué espera de las jornadas Novagob 2014?
Espero un gran encuentro e intercambio de conocimiento para la Innovación pública, tanto en España como en Iberoamérica,  un espacio para conocer algunas de las mejores experiencias a ambos lados del  Atlántico es ese enclave “mágico”  que es Tenerife

Entrevista: Miguel Ángel Gonzalo

–          En una escala de uno a diez, ¿qué nivel de transparencia tiene el Congreso de los Diputados en Internet?

Para responder la pregunta lo mejor es acudir a organismos independientes como Transparencia Internacional que recientemente han elaborado un índice de transparencia de los parlamentos en los que el Congreso de los Diputados obtiene un 6,5. Ese índice refleja el nivel de transparencia con carácter previo a la aplicación de la ley de transparencia y, por tanto, mide el “suelo” del que se parte. Es obvio que las posibilidades de mejora son grandes, en especial, en el área de transparencia económico-financiera. Es justo señalar también que en el área de información sobre el funcionamiento y la actividad parlamentaria la puntuación obtenida fue un 10. El 10 de diciembre con la apertura del portal de transparencia y la puesta en marcha del procedimiento de acceso a la información será un momento clave para valorar la apuesta por la transparencia del Congreso.

–          ¿No echa en falta un Gobierno más abierto a mantener diálogos en las redes?

No sólo un Gobierno sino todas las instituciones deberían hacer una lectura correcta de cuáles son los vectores de cambio que se han producido en la sociedad española en los últimos años. Frente a los que dicen que la sociedad es pasiva lo cierto es que cada vez surgen más iniciativas de participación, diálogo y cooperación en la que se implican muchos ciudadanos y ciudadanas: Agoravoting, Kuorum, Change.org; Osoigo.com por citar algunas. Un Gobierno abierto es aquel que sabe aprovechar el talento de la ciudadanía para encontrar mejores soluciones a los problemas. En cuanto a la presencia en redes sociales se ha avanzado mucho en la presencia institucional y de la administración (con enormes éxitos como @policia) pero todavía queda mucho para que se aproveche el potencial de “escucha activa” que hay en las redes.

–          ¿Las administraciones españolas están mentalizadas en las políticas de datos abiertos?

Creo que los que están muy mentalizados son los profesionales que, desde sus responsabilidades como empleados públicos (con la colaboración inestimable de expertos  en la sociedad civil) están construyendo cada vez mejores portales de datos abiertos en distintas comunidades autónomas.  Creo todavía camino para la interoperabilidad completa de los datos en el portad datos.gob.es y por hacer más prospectiva y diálogo para que los datos que se están abriendo en todas las administraciones sean realmente los demandados por el sector reutilizador y por las iniciativas de la ciudadanía de vigilancia y fiscalización política.

–          Internet ha abierto una nueva puerta a la Participación Ciudadana, pero ¿es posible atender a todas las voces que nos llegan desde la red?

Precisamente ese el papel histórico que siempre ha jugado el parlamento. El de conjugar la diversidad y el de dar sentido y coherencia a las diferencias expresiones y peticiones que surgen de la sociedad. Sin un parlamento fuerte e independiente es muy difícil que las demandas ciudadanas lleguen a buen puerto porque no habría una vía para su formalización y para su transformación en políticas públicas que lleguen a la gente. Desde diversas instancias se han presentado propuestas para mejorar la participación política en la ciudadanía a través de ideas como los foros deliberativos  y participativos relativos a las iniciativas legislativas o la transformación de la vieja comisión de peticiones en una comisión de participación e impulso de dichas iniciativas ciudadanas.

–          ¿Cuál sería su ideal de comunicación para el Congreso?

Se ha escrito de forma colaborativa una definición de “Parlamento Abierto” precisamente en la red Novagob que creo que resume ese ideas de comunicación para un Congreso abierto que sería “aquel que comunica toda la actividad parlamentaria y la información sobre la institución y sus miembros de forma transparente y en formatos abiertos y entendibles por la ciudadanía; que abre espacios de participación y colaboración con los ciudadanos y con los funcionarios; que, en forma de conversación permanente, tiene cauces que incluyen a las redes sociales, para escuchar activamente lo que la ciudadanía necesita al abrir foros deliberativos y otros instrumentos de participación en los procedimientos parlamentarios con capacidad de influir en la agenda política”

–          ¿Hay alguna administración pública en el mundo que se acerque a ese ideal? ¿Cuáles lo están haciendo mejor a día de hoy?

Me gustan iniciativas de diversos parlamentos que es el sector que conozco mejor. No es por casualidad que en el ámbito del parlamento abierto las mejores prácticas nos estén llegando desde Iberoamérica. En el Parlamento de Brasil están trabajando muy bien los foros participativos a través de la iniciativa llamada “e-democracia” promovida por el propio parlamento; en el Parlamento de Chile hay que estudiar con detalle su portal de transparencia activa. Por citar experiencias en otros continentes, la forma en que gestionan el derecho de acceso a la información en el Parlamento Británico es para examinar sobre todo por la tradición anglosajona relativa a “freedom of information” y la web del Parlamento de Australiaestá muy bien construida en cuanto a arquitectura de la información y herramientas de búsqueda.

–          ¿Qué espera de las jornadas Novagob 2014?

Sinceramente pasarlo muy bien con buenos amigos y amigas que asisten a las jornadas y, ya más en serio, creo que será significativo por su metodología abierta de trabajo para focalizar mensajes sobre transparencia y gobierno abierto que tan necesarios son en estos tiempos de desafección

Entrevista: Antonio Ibáñez

entrevista-antonio-ibanez_116

–          A tu juicio, ¿cuáles son las principales herramientas para un Gobierno Abierto?

Las principales herramientas, el motor del Gobierno Abierto, son las personas. No es posible realizar los cambios sin unos dirigentes y empleados públicos concienciados y comprometidos con las políticas de apertura que demandan los ciudadanos.

–          ¿Puedes contarnos una aplicación del Gobierno Abierto en el que hayas trabajado directamente y que te guste especialmente?

Me gusta especialmente el Concurso de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León. En la primera edición, celebrada en 2014, 33 candidaturas demostraron formas muy diversas de reutilizar y producir valor añadido de los datos públicos. Por ello acabamos de lanzar la segunda edición del concurso.

–          En relación a la penetración del Gobierno Electrónico, ¿en qué punto crees que están las administraciones locales en España? ¿Observas mucha diferencia entre comunidades?

Las administraciones locales, salvando algunos buenos ejemplos (Zaragoza, Gijón…), están poco avanzadas.

En lo que se refiere a las comunidades autónomas, existen también importantes diferencias. Hay comunidades que estamos trabajando en modelos de Gobierno Abierto con diferentes iniciativas pero aún hay muchas que apenas han avanzado o sólo lo han hecho de la mano de las leyes de transparencia que están elaborando.

–          ¿Qué elementos crees que son los que respaldan el potencial del “open data” para contribuir a la transparencia, a la participación y a la colaboración defendidas por el Gobierno Abierto?

El Open Data, como datos publicados en bruto y de forma completa, contribuye a tener una transparencia total, poniendo sobre la mesa toda la información disponible.

Esos datos permitirán que ciudadanos y empresas generen valor a partir de los mismos, colaborando en el funcionamiento de la propia administración.

Por ello creo que se trata de una iniciativa que afecta a todos los pilares del Gobierno Abierto.

–          ¿Qué expectativas, vinculadas al Open Data, tienes en cuanto al cambio social?

Espero que los datos publicados sirvan para que, con información objetiva, los ciudadanos puedan estar más y mejor informados.

Así, por un lado, podrán formar su propia opinión sobre muchos temas de actualidad y hacer su propia evaluación de cómo es la actuación del gobierno. Pero, por otro lado, podrán utilizar esos datos para generar valor, desarrollando proyectos y servicios que puedan tanto mejorar la vida de los propios ciudadanos como generar valor económico.

–          ¿Qué esperas de las jornadas Novagob 2014?

Espero que sirva principalmente para poder intercambiar experiencias prácticas para poder después ponerlas aplicarlas (total o parcialmente) en la Junta de Castilla y León, y que otros puedan aplicar y mejorar las que yo pueda compartir.

También espero poder conversar mucho con los contactos y, sobretodo, hacer otros nuevos con los que ver posibles sinergias que podamos aprovechar.

Entrevista: Sergio Castel

– ¿Un ejemplo de caso de éxito de coordinación entre el Gobierno y la participación ciudadana en su Comunidad Autónoma?
 La estrategia de participación ciudadana del Gobierno de Aragón está informada por su principio de transversalidad y, por tanto, exige altas cotas de coordinación y colaboración, tanto interdepartamental como interadministrativa.
En primer lugar, con los Departamentos del propio Gobierno de Aragón, hasta la fecha se han impulsado treinta procesos de participación ciudadana, pudiendo tomar como referencia de éxito el proceso participativo para la elaboración del proyecto de Ley de Transparencia Pública y Participación Ciudadana de Aragón, en el que se convocaron a más de setecientas entidades abriendo diversos canales de participación. Se recibieron más de doscientas aportaciones, que enriquecieron el texto final elevado a Consejo de Gobierno.
En segundo lugar, la coordinación interadministrativa se sitúa en el plano local para diseñar e impulsar procesos de participación ciudadana. Estos espacios de participación también engloban metodologías presenciales y herramientas tecnológicas (a través del Portal Aragón Participa, plataforma puesta a disposición de las entidades locales), espacios que son diseñados de forma conjunta por Aragón Participa y la entidad local correspondiente. En este ámbito se han impulsado unos cincuenta procesos participativos.
 – Internet ha abierto una nueva puerta a la Participación Ciudadana, pero ¿cómo atender a todas las voces que nos llegan desde la red?
 El debate sobre la utilidad de las TIC para una participación política de calidad sigue y seguirá vivo. Desde una posición utópica que considera la extensión de Internet a la vida pública como una fuerza democratizadora que activará la participación, hasta la vertiente realista pesimista que considera que Internet ahondará las diferencias y el control dirigista.  En sus modelos extremos, se abre un intenso debate que no es ni mucho menos unidimensional. Por un lado, la versión fuerte, donde las TIC vienen a ser la excusa para superar el sistema político actual latiendo así una apuesta por una democracia directa. Por otro, la versión débil, que defiende el uso de las TIC dentro de la lógica interna de la democracia representativa mejorando su funcionamiento a través de instrumentos complementarios.
Es cierta la capacidad de las TIC para facilitar la democracia participativa al mejorar la comunicación entre los ciudadanos y los poderes públicos. Pero en ningún caso se debe incurrir en el error de pensar que las TIC serán la panacea y la solución mágica a los problemas. Desde la experiencia impulsada en la Comunidad Autónoma de Aragón, la apertura de la participación ciudadana a las TIC exige un proceso de apertura progresiva, basada en su complementariedad respecto a instrumentos consolidados de corte presencial y deliberativo.
  – Usted aboga por empezar a construir la participación ciudadana desde el ámbito local. ¿Podría aplicarse con la misma eficiencia en un ámbito más amplio, regional o estatal?
 La Administración local, en atención al factor de cercanía y como espacio donde se alcanza mayor interacción entre gobierno y ciudadano, constituye el escenario natural y más propicio para fortalecer la participación ciudadana en las políticas públicas. Sin embargo, y al hilo de los Estatutos de Autonomía de última generación, en los últimos años se observa el surgimiento y consolidación de auténtica política de participación ciudadana en el nivel autonómico que, como complemento y profundización de la democracia representativa, tiene por objeto abrir nuevos canales para garantizar una participación de calidad.
La justificación de esta política autonómica no se halla exclusivamente en el complejo contexto actual, sino también en la propia esencia del Estado autonómico, definiendo un nuevo marco político para impulsar el principio democrático que justificó, entre otros, el proceso de descentralización política propuesto por la Constitución.
 – ¿La modernización en la forma de ver la participación ciudadana exige también un cambio en los reglamentos?
 Sin duda, la legislación constituye una importante palanca de cambio. Un nuevo concepto, un nuevo modelo de participación ciudadana exige, para su efectiva implantación, un nuevo marco normativo que se adecue al contexto y demandas actuales. Y en este sentido, se observa cómo en los últimos años estamos viviendo una nueva oleada legislativa que trata de regular el nuevo derecho de participación ciudadana, íntimamente conectado al modelo de democracia participativa. En primer lugar, una nueva generación de reglamentos locales de participación ciudadana, que vienen aprobándose desde principios de este siglo XXI y que tratan de ordenar un modelo que va más allá de la participación burocrática y administrativista. También en el ámbito autonómico está surgiendo una nueva oleada legislativa con la aprobación de Leyes de transparencia y participación o, de forma más estricta, Leyes de participación ciudadana.
En cualquier caso, conviene tener presente que aunque la legislación constituye una importante palanca de cambio como se ha dicho, también es cierto que la mera aprobación de una norma no garantiza una participación real, efectiva y de calidad. Puede haber norma jurídica sin participación y participación sin norma jurídica.

Entrevista: Javier Arteaga

– Internet ha abierto una nueva puerta a la Participación Ciudadana, pero ¿cómo atender a todas las voces que nos llegan desde la red?
A mi modo de ver, es imprescindible contar con una estrategia de trabajo en, desde y para la red. No podemos lanzar un canal de relación con el vecino con tanto potencial sin una buena estrategia tanto de “Front office” como en el “Back office”. Para ello, se hacen necesarias herramientas externas de gestión, pero al mismo nivel de importancia que las internas: Protocolos, procesos de trabajo, herramientas comunes….
De ahí que podamos decir que la participación ciudadana en la gestión municipal, hoy en día, debe traspasar el término “transversal” para convertirse en un “modo de hacer”.
– ¿Qué papel juegan las redes sociales en estas nuevas formas de gobierno?
Pueden jugar un papel de peso, siempre y cuando se utilicen siguiendo unos objetivos claros y una estrategia definida.  Esta utilización no puede ser un fin en sí mismo, sino que son un medio para incorporar la relación directa con el vecino. No sirve de nada un despliegue informativo en redes si no hay nada detrás o solo hay un “noticiero”. Tarde o temprano acaba cayendo.
Por otro lado, nos estamos dando cuenta de que la utilización de las redes sociales por parte de algunas Organizaciones, están en cierto modo desplazando a la participación más “tradicional”. El papel de dinamización y utilización de cuentas lo están llevando a cabo perfiles profesionales ajenos al mundo de la participación ciudadana. En muchos casos lo están haciendo francamente bien, pero tenemos que ser capaces de llevar esa dinamización y generación de comunidad que tan bien hacemos en los procesos participativos más tradicionales, al entorno 2.0. Y para ello, debemos capacitar a los Técnicos de participación Ciudadana a dinamizar esos espacios, conocer peculiaridades, conocer también la comunidad, la ciudad digital. A mi modo de ver no podemos dejar toda la generación y dinamización de participación a través de las redes a Comunity Managers o personal de comunicación. Para ello, desde los profesionales de la Participación Ciudadana, tenemos el reto de adaptar metodologías y conocimientos a estas nuevas realidades. Y no siempre es fácil.
– ¿Crees que los gobiernos utilizan las redes sociales como una fuente de información para la mejora de su gestión?
En la actualidad, principalmente están siendo utilizados como un medio más de información desde las Organizaciones hacia el exterior. Pero tenemos que ser capaces de dar el salto hacia la bidireccionalidad y convertirlas en un canal de comunicación real y participación del vecino en la vida no solo de la Organización, sino del territorio. En muchos casos se está dando una “desterrritorialización” de los asuntos por su trato en las redes, pero no podemos olvidar que la participación del vecino, está ligada, en la inmensa mayoría de las veces a un territorio. Conjugar esa deslocalización con la participación efectiva del vecino, es el gran reto actual de las Administraciones, unido a la capacidad que debemos tener de intentar salvar la actual brecha digital existente aún en nuestros municipios.
– En el caso de corporaciones sin ninguna experiencia en el uso de las RRSS, ¿por dónde les  recomendarías que empezaran? ¿cuál suele ser el error más común?
A mi modo de ver el error más común, se produce cuando alguien, una mañana cualquiera, se sienta delante de un ordenador a abrir una cuenta de twitter o un perfil en Facebook.
Antes hay que sentarse delante de un papel en blanco con un bolígrafo y dar vueltas a qué queremos y cómo lo queremos. Después buscaremos las herramientas. Esto debe ir acompañado de una filosofía de trabajo en la Organización. Tenemos que ser capaces de ir utilizando internamente otro tipo de herramientas de trabajo colaborativo, de generación de comunidad, de participación interna. De ese modo si podremos afrontar una presencia eficaz en las redes. Pero la vida no acaba en Facebook ni en Twitter y parafraseando a nuestra DIRCOM, no podemos tuitear todo como si no hubiera un mañana.
– ¿Nos puedes dar algún ejemplo en el que el uso de las RRSS desde las instituciones haya servido para impactar positivamente la calidad de vida de la ciudadanía?
En nuestro caso, Alcobendas, podemos considerar que las cosas van relativamente bien. Y no por las cifras que mantienen los 15 perfiles sociales abiertos, sino porque vemos que a la ciudad le viene bien. El uso de redes sociales ha servido muy recientemente para generar un sentimiento de identificación con la ciudad muy importante entorno a la elección de Alcobendas como Ciudad Europea del Deporte 2015. Y eso no puede, no debe quedar ahí, sino que nos tiene que servir para “tejer ciudad”, establecer unas relaciones de comunidad en la ciudad que de otro modo serían impensables.
Por otro lado, la utilización de las redes como generadoras de comunidad, permite que muchos ciudadanos o entidades se dirijan a la Organización como si preguntaran a la Ciudad en vez de al Ayuntamiento. Eso es lo que da valor a la utilización de las redes. Twitter no tiene valor en si mismo para una ciudad. Lo que lo dota de valor son sus vecinos, ni siquiera el Ayuntamiento
– ¿El Open Data contribuye a la participación de la ciudadanía? ¿Dónde está la línea que separa la crítica por la crítica de la verdadera voluntad por participar de los ciudadanos y cómo se diferencia?
En este tema aún estamos, en general, en pañales, y me da la sensación de que todo lo relacionado con el Open Data, llega a una parte muy pequeña de los ciudadanos. Tenemos que trabajar para que la ciudad y las personas que la viven, encuentren la apertura de datos algo útil para sus vidas. Debemos empezar por trabajar la Transparencia pero más allá de rankings y exigencias externas a las Organizaciones, sino desde lo más profundo de la misma. Que no tengamos que plantearnos si somos o no transparentes, sino que la apertura de datos sea una parte más de la gestión.
Si entendemos el Open Data como la publicación de la lista de las farmacias de Guardia en la ciudad, nunca podremos pedir o esperar que el ciudadano participe. Si olvidamos la parte sustantiva que acompaña a toda participación, nunca habrá participación por mucha apertura de datos que sa de.
– ¿Qué expectativas, vinculadas al e-Government y Open Data, tienes en cuanto al cambio social?
Muchas siempre y cuando nos desprendamos de modas, etiquetas y trabajemos desde la humildad y desde el dia a dia

Entrevista: César Calderón

–          A tu juicio, ¿cuáles son las principales herramientas para un Gobierno Abierto?

La principal herramienta son los ciudadanos, una ciudadanía crítica, participativa y exigente es el yunque sobre el que construir mejores gobiernos.

De poco valen las herramientas tecnológicas de participación si no hay nadie que participe, de poco valen los portales de open data si los datos ofrecidos no son de calidad.

El gobierno abierto solo funciona con ciudadanos activos.

–          ¿Puedes contarnos un caso aplicado de Gobierno Abierto en el que hayas trabajado directamente y que te guste especialmente?

En este momento estoy trabajando con un grupo multidisciplinar de expertos  en la puesta en marcha de la escuela iberoamericana de gobierno abierto de la Universidad de La Laguna. La idea es formar a la próxima generación de técnicos y políticos que lleven el Gobierno Abierto a dar su siguiente salto hacia delante. Todo un reto.

–          En relación a la penetración del Gobierno Electrónico, ¿en qué punto crees que están las administraciones locales en España? ¿Observas mucha diferencia entre comunidades?

Si, existen importantes diferencias entre comunidades, y si nos referimos al gobierno electrónico exclusivamente no son diferencias que tengan su origen en cuestiones ideológicas, el mayor o menor avance de una administración en ese campo tiene bastante más que ver con la sensibilidad y visión que haya tenido el responsable político de turno desde 2007 hasta acá.

–          ¿Qué elementos crees que son los que respaldan el potencial del “open data” para contribuir a la transparencia, a la participación y a la colaboración defendidas por el Gobierno Abierto?

Sin datos abiertos no hay gobiernos abiertos. Sin datos abiertos no hay participación de calidad, sin datos abiertos no hay verdadera transparencia. El open data es la argamasa del paradigma del gobierno abierto.

–          ¿Qué papel crees que juega la e-gobierno en el libre acceso de datos gubernamentales?

Entre poca y ninguna, el gobierno electrónico aplica TICs a los procesos preexistentes sin cuestionárselos, facilita la vida de las personas ( que no es poco) y su acceso a las administraciones, pero no plantea – ni siquiera esboza- nada relativo al acceso a los datos de los gobiernos por parte de los ciudadanos.

–          ¿Qué expectativas, vinculadas al Open Data, tienes en cuanto al cambio social?

Hace tiempo que dejé de creer en que alguien podría construir una máquina del tiempo con una navaja suiza. Las herramientas son importantes, y el open data lo es, pero para producirse cambios sociales hacen falta nuevos valores. Si el open data puede ayudar a generalizarlos, bienvenido sea.

–          ¿Qué esperas de las jornadas Novagob 2014?

Aprender, aprender mucho. Hay mucho talento entre los ponentes que vienen de todo el mundo, no me voy a perder un minuto del congreso

Entrevista: Marta de Miguel

 – A su juicio, ¿cuáles son las principales herramientas para un Gobierno Abierto?
Según mi modo de ver, las principales herramientas que constituyen un gobierno abierto son las que tienen que ver con la participación. La misma transparencia es una de las herramientas que posibilitan la participación puesto que para que ésta sea de calidad necesita que los actores que toman parte en ella tengan la información suficiente.
 – ¿Las administraciones españolas están mentalizadas en las políticas de datos abiertos?
Cada vez más. Es cierto que hay un hándicap en la complejidad técnica que lleva asociada un portal de datos abiertos concebido como un proyecto tecnológicamente avanzado y esto hace que muchas administraciones y especialmente en un tiempo en el que hay que medir con cuentagotas las inversiones que se hacen se lo piensen.
Sin embargo, los portales de transparencia concebidos con una misión más didáctica, de presentación de información al ciudadano de a pie con la finalidad última de rendir cuentas han tenido una acogida notable en muy poco tiempo.
 – ¿Cómo se aplica el Open Data al campo de la participación ciudadana en el Gobierno de Aragón?
El Gobierno de Aragón tiene una trayectoria muy sólida en participación ciudadana. Son anteriores los procesos participativos impulsados desde la comunidad que la apertura del portal de datos abiertos. Desde el inicio, cuando se promueve un proceso de participación se publica la información suficiente para que los participantes puedan hacer sus aportaciones.
La aparición del portal de datos abiertos ha traído de la mano un tipo de participación distinta. Es la participación sin intencionalidad previa. En este caso no se trata de convocar para participar en algo que el Gobierno ha diseñado, es más un “aquí está lo que tenemos, mira tú como puedes hacerlo tuyo”.
Es la diferencia entre invitar a alguien a cenar a casa y pedirle que te ayude a hacer pato a la naranja o abrirle la nevera y que él elija lo que podemos hacer para cenar. Esto lo haces cuando confías en que tu invitado es un cocinero excelente y se le van a ocurrir cosas en las que tú ni siquiera habías pensado.
 – El marco político en el que se encuentra España en la actualidad, ¿es consecuencia de la irrupción de las políticas de datos abiertos o es la causa?
El marco político actual es una mezcla de visibilidad de casos de corrupción y un cambio de preferencias electorales hacia la promesa de un modelo distinto. Ninguna de las dos cosas nos pillan por sorpresa. Con las redes sociales la gente se relaciona de forma distinta y es normal que le pidan una relación distinta a su gobierno, a sus partidos políticos y al brazo gestor de los gobiernos las administraciones públicas. Era sólo cuestión de tiempo. Lo que la crisis económica ha acentuado es la rotundidad con la que se piden esos cambios y la velocidad con la que pasan las cosas. En esa nueva forma de entender las relaciones con la política la corrupción es el máximo exponente del abuso de un modelo no confiable

Novagob2014 reunirá a importantes pensadores de Iberoamérica para reflexionar sobre políticas de datos abiertos y nuevas formas de gobierno

Los retos de la democracia, la participación ciudadana y la transparencia a través de los datos abiertos serán los temas protagonistas en el Congreso Novagob 2014, cuya primera jornada se celebrará en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna el próximo 20 de noviembre. Para entender y acercar más estas realidades, se contará con la presencia de destacados pensadores en estas materias, que tratarán de ofrecer respuestas y soluciones a los problemas de las sociedades modernas, que cada día preocupan más a la ciudadanía.
Las mesas de diálogo acogerán las reflexiones y experiencias de Jorge  Iván Palacio Palacio, Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia; Teresa Orozco, Secretaria del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Libre de Berlín; Ramón Torres Galarza, embajador itinerante del Ecuador para temas estratégicos y Germán Londoño Carvajal, ex magistrado del Consejo Superior de la Judicatura de Colombia y Asesor del Congreso de la República de Colombia. Las políticas de datos abiertos en Argentina también estarán representadas por Daniel Abadie, director de Gobierno Electrónico de Buenos Aires.
  Las administraciones españolas también han empezado a dar sus primeros pasos en cuanto a apertura de datos para mejorar la participación ciudadana. Algunos ayuntamientos como el de Zaragoza, el de Candelaria o el de la propia ciudad de La Laguna expondrán sus experiencias en los talleres de la segunda jornada en Adeje, el día 21 de noviembre, donde también estarán presentes representantes de instituciones académicas como la Universidad de Girona.
Novagob 2014 propone así días llenos de actividades y reflexión, en los que serán protagonistas los desafíos que las nuevas tecnologías de la comunicación y la información presentan ante las administraciones públicas, responsables de modernizar su comunicación y derivar a la máxima transparencia posible en un mundo cada vez más globalizado.

Entrevista: Martín Álvarez, experto en Open Data y eGovernment

 – ¿Cuáles son las principales utilidades del OpenData?
La principal utilidad del Open Data es la reutilización de esa información. Cualquiera puede ser potencial reutilizador: las empresas que realizan estudios de mercado en base a datos socio-económicos; los desarrolladores web que realizan aplicaciones basadas en información pública (sobre cualquier tema: transporte, meteorología, agendas de eventos públicos, etc.); los investigadores académicos o los periodistas. Esto se traduce en negocio y fomento del empleo y la innovación.
Aunque la reutilización de la información pública se suele materializar en aplicaciones Web, visualizaciones o informes, las posibilidades que ofrece son infinitas, únicamente limitado por la creatividad de las personas. Incluso ,el simple hecho de que los organismos públicos hagan Open Data ya es útil para la sociedad y la propia administración, ya que transmite confianza a la ciudadanía, muy necesaria en crisis de desconfianza política que vive nuestra sociedad.
– ¿En qué momento nos damos cuenta en España de que la transparencia y la apertura de datos a la ciudadanía en general es tan importante?
En 2009, un grupo de entusiastas pertenecientes a Administraciones regionales (Euskadi, Asturias, Catalunya) y locales (Zaragoza, Gijón) deciden apostar por este nuevo paradigma e impulsan esta nueva moda en España. Unos, realmente convencidos y otros, porque era el momento y era algo que les distinguía. Por supuesto, sólo aquellas iniciativas con un apoyo institucional consiguieron crecer. Otras, incluso, desaparecieron.
Por supuesto, a nivel estatal, el desarrollo de la normativa sobre reutilización (en concreto el Real Decreto 1495/2011 que desarrolla la Ley 37/32007 de reutilización, que a su vez transpone una directiva europea) ha sido un elemento tractor muy importante.
– ¿Las administraciones públicas en general entienden esta importancia?
Sigue habiendo políticos y trabajadores públicos que desconocen la importancia de este paradigma. Pero incluso aquellas iniciativas que arrancan, tienen problema para mantenerse o crecer, ya que las organizaciones públicas están muy segmentadas y si no hay un procedimiento claro que abarque a toda la institución, seguirá habiendo individuos que bloqueen la buena voluntad y disposición de la iniciativa global.
– ¿Hasta qué punto van de la mano los datos abiertos y el emprendimiento?
En teoría son conceptos que están muy ligados ya que el Open Data abre nuevas oportunidades de negocio. El problema es que apenas hay casos de éxito de muestren los beneficios prometidos. Son varios los aspectos causantes de esto: falta de homogeneidad en la información, falta de calidad en los datos, restricciones en el uso. También por falta de iniciativa de los potenciales reutilizadores.
– ¿Qué diferencias observa en este campo entre España y otros países?
El país de referencia en materia de reutilización de información pública es el Reino Unido. Ahí existe un gran tejido innovador. Quizás, aparte de los aspectos culturales, la mayor diferencia ahí es el interés del gobierno, quien ha mostrado interés explícitamente y está invirtiendo grandes cantidades de dinero para impulsar este movimiento.
– ¿Qué expectativas, vinculadas al Open Data, tiene en cuanto al cambio social?
Mi principal expectativa es que las administraciones públicas dejen de ser opacas y los individuos puedan confiar plenamente en sus dirigentes. Creo que estamos lejos de ver esto.
– ¿Qué esperas de las jornadas Novagob 2014?
Espero que sea un sitio donde todas las personas que asistan reflexionemos sobre las lecciones aprendidas en estos primeros años de ensayo-error y motivar a todos aquellos que todavía ponen excusas para lanzar estos proyectos dentro de sus organizaciones.

El “Diálogo” Retos en democracia acerca a Tenerife la experiencia latinoamericana más reciente

Durante la primera jornada del Congreso Novagob2014 se han organizado tres diálogos en los que tres figuras mundiales debatirán libremente sobre temáticas de primera actualidad. El primero de ellos, que se desarrollará en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna a las 11 horas, se ha denominado Retos en democracia y contará con las intervenciones de Jorge  Iván Palacio Palacio, Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia, Teresa Orozco, secretaria del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Libre de Berlín y Ramón Torres Galarza, embajador itinerante del Ecuador para temas estratégicos. Este espacio estará moderado por Ángela Sierra González, directora del Centro de Estudios Interdisciplinares Latinoamericanos de la Universidad de La Laguna.